TARIFICACIÓN

Cada trabajo de traducción, de relectura o de reescritura es específico (dificultad, urgencia, …). Así, las tarifas varían en función del documento, y se calculan así: 

TRADUCCIÓN: se factura en función del número de palabras en el documento original, mediante un método claro y transparente. Los textos idénticos que se repiten se facturan una sola vez. Podemos considerar en general que un traductor puede traducir entre 250 y 300 palabras por hora, es decir, de 2 000 a 2400 palabras al día. Evidentemente, todo depende del tema de la traducción, del rendimiento de cada traductor y de las herramientas que se emplean. 

RELECTURA: se factura en función del número de horas de trabajo. De manera general, consideramos una relectura de 1 250 palabras por hora (unas 3 paginas A4 que contienen un texto con espacio sencillo). Pero esta cifra varía en función del tema, de la calidad del texto, del rendimiento de la persona que realiza la relectura.